Por compras mayores a $70 USD el costo del envío es GRATIS

Comprar ahora
Lovechuches
Entrega garantizada
Nosotros nos encargamos.
Servicio al cliente
Asesoría en tu compra.
Aceptamos tarjetas
Tarjetas de crédito y débito.
Envíos a provincias
Envío a todas partes.

Sobre nosotros

El empoderamiento sexual de una mujer se ve reflejado en las prendas íntimas que usa”, dice la creadora de Lovechuches.

La ecuatoriana Marcela Silvestre creó una marca de lencería que tiene como propósito principal empoderar sexualmente a las mujeres.

Marcela y Narcisa son dos mujeres que se unieron en uno de los momentos más duros de sus vidas, cuando empezó el confinamiento por la pandemia en Ecuador, en marzo 2020, por la necesidad de generar recursos.

Marcela Silvestre es una artista plástica y especialista en marketing digital, quien ese año perdió todos sus contratos de trabajo por el cierre de las actividades e igual forma Narcisa Peñafiel laboraba en el área de contabilidad de una empresa que la despidió cuando la crisis agravó por la pandemia. Ambas se unieron y empezaron a crear.

Una historia de superación

Marcela es la mente inspiradora, con su experiencia artística ha desarrollado instintos que la llevan a buscar nuevos negocios y Narcisa pone en práctica sus dotes de modista, oficio que por años lo venía desarrollando casa adentro.

“Hubo un momento en que ya no aguanté el encierro y salí a andar en bicicleta. Así, preguntando -mientras recorría las calles de Guayaquil buscando una costurera-, llegué a donde Narcisa. Tenía que generar dinero porque la vida continuaba a pesar del momento oscuro que estábamos atravesando. Decidí fabricar pijamas. Y así empezamos”, comparte Marcela.

La venta de las pijamas empezó y funcionó, pero se necesita renovar y presentarle al cliente nuevos productos. Así llegó la idea de crear un par de lencerías sin imaginarse que ese producto sería muy solicitado.

“Yo hice un conjunto de lencería como para tener opciones de venta, pero de pronto empecé a notar que más y más mujeres se animaban a comprar. Se motivaban al ver las fotos en las redes, y empezaban a escribirme por interno preguntando nuevos modelos, colores, transparencias y eso me inspiraba. Porque más allá de vender una prenda íntima, me pude dar cuenta que toda mujer tiene la necesidad de sentir y mostrar su sensualidad”, comparte.
Lovechuches es una marca cuyo propósito es empoderar sexualmente a las mujeres. Hoy casi con dos años en el mercado, al equipo se le ha unido la modista Martha Cervantes y la manejadora de redes sociales Estefanía Peñafiel, grupo de féminas que está cambiando la manera de crear y vender por la redes sociales lencería femenina.
“Este concepto de empoderamiento sexual es verdaderamente muy serio. Las mujeres con baja autoestima pierden su capacidad de amarse y aceptarse tal y como son. Contrario a ello, cuando decides usar una transparencia, una prenda íntima muy ajustada a tu cuerpo o una pijama sexy también es muestra de lo empoderada que estás de tu sexualidad”, dice Marcela.
Cada prenda de Lovechuches es un concepto de empoderamiento sexual. Por ejemplo, las transparencias brindan elegancia. Cuando una mujer usa una transparencia esa parte de su cuerpo brilla, realza ese aspecto sensual de ella que la hace sentir muy bien. “Sus niveles de dopamina inmediatamente van a aumentar, por ende, esa mujer se sentirá feliz”.
Ajustables. “Aquí las tallas son para todas. ¿Quién dijo que solo las mujeres de talla S o M pueden usar lencería? De hecho, una mujer empoderada independientemente de su talla elige usar una prenda íntima para sí misma, no para alguien más, porque este es un tema más personal, de aceptación. Todas las prendas de Lovechuches son ajustables, se las acomoda cada mujer a su gusto, a su medida”.
Marcela aprovecha ahora la oportunidad que tiene con su marca para comunicar a otras mujeres y con su mensaje las invita a disfrutar y explorar su sensualidad como un método de desahogo, de superación e, incluso, de luchar contra estigmas sociales que por muchos años han sometido a las mujeres, tergiversando el concepto de sensualidad con el de vulgaridad.
“Ser sensual no es ser vulgar. Todas gozamos del líbido sexual, nuestro organismo lo genera, estamos llenas de hormonas que cada mes hacen lo suyo. Necesitamos vivir nuestra sensualidad sin ser juzgadas y ser felices”
Redes Sociales

¡Síguenos en nuestras redes sociales para mantenerte informado!